Las enfermeras canarias piden poder activar los protocolos de violencia de género

Publicidad
Compartir

El Colegio de Enfermería de Las Palmas celebró una jornada interna de formación sobre aspectos legales y cuidados de salud a las mujeres víctimas de violencia machista, con la participación de destacados expertos del ámbito jurídico, social y sanitario.

Las enfermeras canarias reclaman al Servicio Canario de la Salud (SCS) un cambio en sus protocolos internos para hacer más fácil y eficiente la detección y denuncia de los casos de violencia de género en nuestra comunidad. En la actualidad, el procedimiento normalizado por el sistema público de salud sólo contempla la posibilidad de un informe del profesional médico como única vía para activar los dispositivos de protección a las víctimas. Sin embargo, los colegios profesionales de enfermería de Canarias llevan pidiendo desde el año 2021 que se amplíe esa potestad a los y las profesionales de enfermería, tal y como está ya contemplado a nivel nacional.

Los argumentos para defender esta medida son contundentes. La enfermería es la profesión sanitaria más numerosa de Canarias, con más de 15.000 efectivos, el 80% mujeres. Por sus funciones de acompañamiento y cuidado a los pacientes, las enfermeras suelen ser la puerta de entrada al sistema sanitario y el primer contacto que establecen las mujeres víctimas de violencia de género. Tienen la suficiente formación y capacidad profesional para detectar, valorar y diagnosticar posibles situaciones de violencia contra las mujeres, sin necesidad de ser tutorizadas por otros profesionales y sin tener que producir una doble victimización, como actualmente sucede, al obligar a las víctimas a volver a ser exploradas o volver a narrar su caso a otro profesional, con el perjuicio que ello conlleva.

Los colegios profesionales de enfermería de Canarias consideran que debería bastar con un informe de la enfermera, que debería normalizarse en los protocolos internos del Servicio Canario de la Salud para que forme parte del marco legal en Canarias, tal y como ya sucede en otras comunidades autónomas. De hecho, ya existe una herramienta enfermera estandarizada a nivel nacional e internacional para el cribado y diagnóstico de los casos de violencia de género. Se trata del cuestionario WAST (Woman Abuse Screening Tool), validado en España, recomendado por el Ministerio de Sanidad y que cuenta con una fiabilidad superior al 91%. Bastaría con incorporar este cuestionario a los procedimientos internos del SCS para una mayor eficiencia en la detección temprana de la violencia de género, lo que redundaría en una mayor protección a las mujeres víctimas de esta situación.

Formación interna

La necesidad de incorporar el cuestionario WAST a los procedimientos normalizados del Servicio Canario de la Salud es una de las conclusiones de la jornada de formación interna sobre ‘Aspectos legales y cuidados de salud a las mujeres víctimas de violencia de género’ celebrada este jueves en el Colegio Oficial de Enfermería de Las Palmas. El objetivo de esta actividad La actividad tuvo como objetivo proporcionar nuevas herramientas legales y profesionales al personal de enfermería para un mejor abordaje de los casos de violencia de género que se puedan detectar en el ejercicio diario de su profesión, un tema de máxima preocupación entre el colectivo enfermero.

La jornada contó con las ponencias de Gonzalo Duarte, especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria y gestor de casos en la Región de Murcia; Virginia Peña, magistrada titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Las Palmas de Gran Canaria, especializada en casos de Violencia de Género; y María Esther Perdomo y Tibisay Peñate, expertas en derechos humanos y género de la Asociación Mujeres, Solidaridad y Cooperación.

Leave a Comment

× ¡Hola!