El Cabildo de Fuerteventura inicia los trámites de responsabilidad ambiental ante las actuaciones producidas en el Volcaón de Canderón hondo

Compartir

Expertos cualificados se encuentran valorando los posibles daños en el entorno que podrían acarrear sanciones de 3.000 a 200.000 euros

El Cabildo de Fuerteventura comunica que los agentes de Medio Ambiente se encuentran realizando las diligencias correspondientes para identificar a los responsables de los hechos cometidos este fin de semana en la zona volcánica de Calderón Hondo, en el municipio de La Oliva.

Los agentes actuantes en colaboración con policía local y guardia civil han iniciado los trámites pertinentes para ejercer la potestad sancionadora, con el objetivo de determinar responsabilidades ante lo que parece ser una fiesta organizada y difundida a través de redes sociales en un espacio tipificado como suelo rústico especialmente protegido, según el Plan Insular de Ordenación y de los Recursos Naturales de Fuerteventura. La Corporación insular informa, además, de que se harán todas las diligencias necesarias para dar traslado al expediente para su correcta instrucción y resolver el procedimiento sancionador.

El cono volcánico de Calderón Hondo constituye una zona sensible para la conservación de especies amenazadas incluidas en el catálogo canario de especies protegidas, las cuales encuentran en esta zona un lugar idóneo para el descanso y la nidificación. Por lo que los hechos podrían suponer una infracción por molestias, perturbación y destrucción de hábitats de especies silvestres en régimen de protección especial. Por este motivo, expertos cualificados se encuentran valorando estos daños que podrían determinar una infracción con sanciones de 3.000 a 200.000 euros en el caso de ser graves, a través de la Ley 42/2007, del 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y la Biodiversidad.

El Cabildo advierte, asimismo, de un posible daño irreparable al entorno, debido a la fragilidad del cono volcánico. La concentración de personas fuera de los senderos autorizados genera erosión del terreno, que a su vez provoca un impacto paisajístico. Asimismo, el ruido excesivo genera contaminación acústica que afecta negativamente a las especies amenazadas existentes en la zona.

Por este motivo, la Consejería de Medio Ambiente, que dirige Carlos Rodríguez, quiere recordar que los ecosistemas insulares son territorios frágiles. A la hora de transitar por estos entornos, salirse de los senderos perfectamente señalizados, podría ocasionar daños permanentes e irreversibles. Una imprudencia de unos pocos podría perjudicar irreversiblemente el patrimonio natural de toda la población. Su reproducción en redes sociales puede llegar a agravar el problema, ocasionando un posible efecto llamada.

Además, es importante promover la concienciación ambiental para detener estas acciones y proteger el entorno, así como la colaboración ciudadana. En el caso de presenciar algún tipo de infracción, es preciso avisar a las autoridades ambientales competentes a través del teléfono de los agentes de Medio Ambiente (626 98 23 71 o el correo agentes@cabildofuer.es), Policía Local y Guardia Civil.

Entradas relacionadas

Publicidad
× ¡Hola!