El Gobierno canario aumenta los recursos hídricos para riego agrícola con diez nuevas desaladoras por valor de 13,4 millones de euros

Compartir

El presidente de Canarias subraya que con este proyecto “cumplimos con una de las demandas del sector primario” en las reivindicaciones del pasado mes de febrero

El consejero de Agricultura destacó que esta medida del Ejecutivo regional constituye una importante apuesta por el sector primario de las islas

Estas instalaciones, que se sufragarán a través de un encargo al ITC y subvenciones a los Cabildos, tendrán una capacidad de producción de 22.600 metros cúbicos de agua al día y de 8,24 millones al año

El presidente de Canarias, Fernando Clavijo, y el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Soberanía Alimentaria, Narvay Quintero, han anunciado hoy martes, 2 de julio, la adquisición de diez nuevas desaladoras contenerizadas por importe de 13,4 millones con las que el Gobierno de Canarias incrementa los recursos hídricos disponibles para riego agrícola.

De esta forma, el presidente Clavijo subrayó que con este proyecto “cumplimos con una de las demandas del sector primario en las islas” en las reivindicaciones del pasado mes de febrero. En este contexto, apuntó que la cesión a los Cabildos insulares y puesta en marcha de esas desaladoras supondrán un “salto cualitativo y cuantitativo” para el campo canario al que agradeció que “hayan arrimado el hombro con el Gobierno de Canarias” y que se traduce “en proyectos como este”. 

Estas instalaciones, que se sufragarán a través de un encargo al Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y subvenciones a los Cabildos, tendrán una capacidad de desalación de 22.600 metros cúbicos al día, lo que se traduce en 8,24 millones de m3 al año. Con esta medida se pretende paliar los problemas de abasto de agua para la agricultura derivados de las anomalías térmicas cálidas y el déficit de precipitaciones que han derivado en una situación hídrica que ha llevado a declarar la emergencia hídrica en algunas islas, mediante el aumento de recursos hidráulicos procedentes de la desalación de agua de mar. 

La sequía que padecen las islas, no sólo por la falta de precipitaciones del pasado otoño o de este invierno, sino la disminución progresiva de las precipitaciones medias anuales, y las sucesivas olas de calor fuera de época estival, hacen necesaria, según indicó el titular del Gobierno de Canarias, la toma de decisiones urgentes para paliar los problemas de abasto de agua para la actividad agrícola en las islas, una de las reivindicaciones planteadas por el sector primario en las movilizaciones que tuvieron lugar durante los primeros meses del año en distintas regiones europeas, entre ellas Canarias. “Pese a tratarse de una competencia de los Cabildos insulares, el Ejecutivo canario se comprometió con los representantes de las organizaciones agrarias a colaborar en la búsqueda de soluciones dada la repercusión de esta situación para nuestros agricultores”, agregó. 

Las desaladoras, que se financian con cargo al Programa de Desarrollo Rural (PDR)  a través de fondos del FEADER, se entregarán a los Consejos Insulares de Aguas (responsables de su gestión) y se instalarán en las localizaciones propuestas por estos en La Palma, La Gomera, Fuerteventura, Lanzarote, El Hierro, Tenerife y Gran Canaria. Las capitalinas y la isla del Meridiano acogerán dos infraestructuras cada una. Todas las instalaciones tendrán una capacidad de desalación de 2.500 metros cúbicos al día a excepción de las dos de El Hierro con 1.300 m3/d cada una. 

Se trata plantas de ósmosis inversa de agua de mar, de fácil transporte, y cuyo diseño corresponde al ITC. Han sido desarrolladas en el marco del proyecto “DESALRO 2.0” y son adecuadas para cubrir una situación de emergencia con el menor consumo de energía posible del mercado. A escala de 2.500 m3/d logran alcanzar los 1,86 kWh/m3 frente a los desarrollos comerciales que se sitúan en los 2,35 kWh/m3, y, además, el agua obtenida resulta apta para riego con una cantidad de boro inferior a 1 mg/l. 

Durante su intervención, el consejero señaló que “esta medida constituye una importante apuesta del Gobierno de Canarias por el sector primario” y explicó que esta iniciativa complementa las acciones de modernización y mejora de regadíos en las que trabaja su departamento, las cuales supondrán en este ejercicio una inversión de 12,7 millones de euros, a través de convenios y la transferencia de fondos a los Cabildos insulares por importe de 5,95 millones de euros para la ejecución de proyectos de este tipo, y la financiación con fondos propios de obras de regadío de interés regional que ejecuta la Consejería y que ascienden a 6,84 millones de euros. A esto se suma, según comentó Quintero, la convocatoria de subvenciones del Plan Estratégico de la Política Agrícola Común (PEPAC) a inversiones en infraestructuras de regadío de iniciativa privada dotadas con 1,7 millones y con plazo de solicitud abierto. Estas ayudas financian actuaciones como la instalación de sistemas de bombeo, transporte y distribución de agua, la implementación de sistemas de control de consumo hídrico y la optimización de los sistemas de drenaje, entre otras. “En los tres próximos años los fondos del Ejecutivo canario y los procedentes de convenios con SEIASA dirigidos a infraestructuras hidráulicas y redes de riego superarán los 72 millones de euros”, agregó Quintero. 

En la rueda de prensa estuvieron presentes también la consejera delegada del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), Guayarmina Peña, y representantes de las organizaciones profesionales agrarias PALCA y UPA.

× ¡Hola!